Senderos de
      La Gomera

El tiempo en La Gomera
Mapa de senderos de La Gomera en españolTrails map for hiking in La Gomera in englishKarte der Wanderwege von La Gomera in DeutschCarte des sentiers de La Gomera en français
 Sobre esta web 
Youtube channel-canal
Anunciarse

Mapa del sendero: Hermigua/El Estanquillo-El Cedro-Ermita-Las Mimbreras-Pista Don Mario-El Corralete-El Estanquillo

Rutas pedestres de La Gomera > Hermigua/El Estanquillo-El Cedro-Ermita-Las Mimbreras-Pista Don Mario-El Corralete-El Estanquillo

Alojamientos y otros recursos de La Gomera


Distancia 14,21 kmDesnivel ascendente 907 mDesnivel descendente 907 mDificultad del sendero 3  5h 4mn  -  Senderos circulares  -Sin conexión autobus     Descargar fichero kml del sendero para verlo en GoogleEarth  15.kml - 15.gpxEnviar el track a un email   

Ficha técnica del sendero      

¿Porque no hay texto?
1->2 - ()  Muy buen estado  -> 
Distancia 1,54 km  Desnivel ascendente 238 m  Desnivel descendente 31m
2->3 - ()  Muy buen estado
Distancia 1,38 km  Desnivel ascendente 292 m  Desnivel descendente 17m
3->4 - ()  Muy buen estado
Distancia 0,65 km  Desnivel ascendente 55 m  Desnivel descendente 5m
Subir por la carretera algunos metros y, en el cruce, coger a la derecha hacia la Ermita de Lourdes. Seguir por el borde de la plantación de frutales y subir por la escalera, a la izquierda, en dirección de la Ermita de Lourdes, hasta un pequeño grupo de casas. A la izquierda, antes de la antigua escuela reformada, un camino sube hacia la Aula de la Naturaleza y la carretera, recto esta el bosque y la Ermita.
4->5 - ()  Muy buen estado
Distancia 1,08 km  Desnivel ascendente 86 m  Desnivel descendente 44m
Seguir hacia la Ermita y el bosque. Al poco tiempo, empieza el Parque Nacional de Garajonay con su vegetación frondosa, hasta la Ermita. A la izquierda de la plaza, el "sendero de los políticos" lleva a la carretera que baja al caserío del Cedro y luego enlaza hacia La Meseta y El Rejo. En frente, el camino cruza el barranco por un pequeño puente de madera hacia Las Mimbreras , El Contadero y el Alto de Garajonay.
5->6 - ()  Muy buen estado
Distancia 0,48 km  Desnivel ascendente 31 m  Desnivel descendente 4m
6->7 - ()  Muy buen estado
Distancia 3,09 km  Desnivel ascendente 170 m  Desnivel descendente 95m
7->8 - ()  Muy buen estado
Distancia 0,14 km  Desnivel ascendente 0 m  Desnivel descendente 23m
8->9 - ()  Muy buen estado
Distancia 2,29 km  Desnivel ascendente 7 m  Desnivel descendente 169m
9->10 - ()  Muy buen estado
Distancia 1,64 km  Desnivel ascendente 4 m  Desnivel descendente 297m
10->11 - ()  Muy buen estado
Distancia 1,93 km  Desnivel ascendente 24 m  Desnivel descendente 222m

Rutas de senderismo alternativas en la misma zona:

Descripción

Desde Hermigua hasta El Cedro

Este sendero forma parte del camino tradicional más importante que comunicaba Hermigua con el Caserío del Cedro, el monte y el centro de la isla, esta presente en casi todas las ofertas de senderismo de La Gomera. El agua es el elemento central de toda esta parte de la ruta, pues ascenderemos por barrancos donde corre todo el año, creando riachuelos, cascadas y charcos. La vegetación natural que encontramos en esta parte empieza siendo la propia de los fondos de barranco húmedo (sao, junco, caña, etc.), conjuntamente con bosque termófilo, para ir dando paso, a medida que se asciende, al monteverde.

Casi todo el sendero transcurre en el interior de la Zona de Conservación Barranco del Cedro-Liria (Red Natura 2000), pasando por todos los ecosistemas propios de las medianías del norte de La Gomera: barranco húmedo de saucedas, bosque termófilo, fayal-brezal y laurisilva húmeda de fondo de barranco. La zona también ha sido declarada ZEPA por la presencia de palomas de la laurisilva.

El sendero parte junto al barrio de El Estanquillo (330 m), al que se accede en coche por el barrio de San Pedro, o a pie desde la Plaza del Convento, pasando por la base de los Roques de San Pedro (dos monolitos espectaculares que presiden el Valle de Hermigua. Cuenta la leyenda popular que eran dos amantes fundidos en un abrazo que un rayo convirtió en piedra y luego separó).

Los paredones de piedra pertenecientes a huertas de cultivo, los restos de diez molinos (para moler granos y hacer el gofio) y la cantidad de fincas abancaladas donde aún se encuentran los cultivos de subsistencia (ñames, papas, coles, calabazas, millo, garbanzos, chochos, etc.)
atestiguan de una intensa actividad que tuvo este barranco en tiempos pasados. También podemos encontrar multitud de elementos etnográficos de tipo inmueble, como pajeros, corrales y hornos de teja. Todo ello gracias a la presencia permanente del agua proveniente de la parte alta (monte de El Cedro).

A medida que ascendemos el sendero va cogiendo desnivel y se vuelve muy sinuoso. Pasa junto a huertas de cultivo abandonadas y ñameras (planta introducida en las islas, de grandes hojas, cuya raíz consiste en un gran tubérculo comestible, el ñame, usado en la cocina tradicional). Atraviesa el cauce en varias ocasiones por pasarelas de madera, desde donde podremos apreciar cómo fluye el barranco, ya impenetrable y atestado de vegetación. Su frescura ayuda mucho a la subida.

Más arriba encontramos la presa de los tilos, tal vez tengamos suerte y podamos ver algún ave migratoria o incluso las palomas de la laurisilva (fósiles vivientes de la Era Terciaria que han evolucionado en los monteverdes canarios. Hay dos especies, la turqué y la rabiche, ambas protegidas. Constituyen el símbolo faunístico de La Gomera).

Desde la presa se vislubra cercana la cascada de "El Chorro", el salto del agua más alto e impresionante de La Gomera, con unos 175 metros de caída. Fluye de forma permanente alimentada por el riachuelo de El Cedro. Su caudal fue mucho mayor en épocas pasadas.

El sendero sube con fuerte inclinación hasta un hermoso mirador que se asoma hacia El Chorro, una increíble panorámica compuesta por la caída impresionante de agua de la citada cascada, que se precipita hacia la Presa de los Tilos.

En frente, las ruinas de la antigua central hidroeléctrica de Monforte. Es un elemento  de interés histórico, ya que se trata de la primera planta generadora de electricidad de la Isla, que alimentaba a los pueblos de Hermigua y Agulo.

Desde la Boca del Chorro, donde tenemos unas vistas espectaculares de todo el Barranco de Monforte, con el Valle de Hermigua al fondo, seguimos por el "punto de reunión" de El Cedro, un área de descanso dotada de mesas, bancos y pérgolas.

El Monte del Cedro

Nos encontramos en el caserío del Cedro (815 m), que es visita obligada en La Gomera. Las pequeñas casas de piedra y teja aparecen dispersas entre la vegetación del monte (brezos, hayas, castaños, zarzales, helechos, palmeras...), los frutales y las huertas. Hasta hace unas décadas, en El Cedro había una importante población dedicada a las actividades agropecuarias y silvícolas, siendo un lugar clave para entender la historia de todo el municipio de Herrmigua, por esta razón esta incluido en las propuestas de senderismo. En la actualidad quedan unos pocos vecinos que viven de la agricultura y del turismo.

El Barranco de El Cedro, que a lo largo de los siglos ha tenido varios nombres: el Barranco de los Toros, el Monte de Las Cenizas, ha recibido, en época contemporánea, el nombre actual de "El Cedro" por la existencia de un gran cedro centenario que aún existe. Pero con independencia del nombre, este barranco es conocido sobre todo por su monteverde y su riachuelo. Situado en el interior del Parque Nacional de Garajonay, el Monte del Cedro contiene una de sus mejores representaciones de laurisilva. Por su parte, el arroyo del Cedro es el mayor curso de agua permanente de la isla, que discurre por el interior de la magnifica masa forestal.

Pasaremos junto a casas aisladas y huertas, adornadas por grandes ejemplares de Palmeras Canarias (Phoenix canariensis) que sobresalen notablemente por encima del Fayal - Brezal (Myrica faya y Erica arborea), algunos Dragos Canarios (Dracaena draco) y Piteras (Agave americana). Al límite del Parque Nacional, el inconfundible sonido del arroyo nos acompañará , rodeados por los grandes árboles de la laurisilva húmeda (viñátigos (Persea indica), laureles  (Laurus azorica), acebiños, etc.) y por un espeso sotobosque formado por especies como el Follao (Viburnum rigidum), la Estrelladera, magníficas poblaciones de helecheras (Woodwardia radicans) y formidables alfombras de Hiedras Canarias (Hedera canariensis) . Todo ello forma un tupido de bosque humbrío, una verdadera selva subtropical, que cuando es atravesada por la bruma que asciende por el barranco, genera un ambiente bucólico y mágico, de completa armonía con la naturaleza.

La Ermita de Nuestra Señora de Lourdes (910m), pintoresca y solitaria en medio del monte, es motivo de un gran fervor religioso entre los habitantes del municipio de Hermigua. Fue construida en 1935 por iniciativa de una señora inglesa llamada Florence Stephan Parry. Doña Florencia, como la llamaban los vecinos, llegó a La Gomera para ejercer como institutriz de los hijos de don Mario Novaro Parodi, un ingeniero italiano propietario de la antigua factoría de La Cantera, en el municipio de Alajeró. El fervor popular por la virgen fue en aumento con el transcurrir de los años, convirtiéndose la Fiesta de El Cedro en multitudinaria y en la principal de La Gomera. El silencio que se respira en aquel lugar donde se ubica la ermita, sólo perturbado por el agradable ruido del agua del barranco y el canto de los pájaros, era interrumpido por las chácaras y tambores de la romería del último domingo de agosto. La noche anterior, las verbenas con sus bailes amenizaban la fiesta hasta altas horas de la noche.

La fiesta fue prohibida en 1.984, tras un fatídico incendio que afectó a la zona sur del Parque Nacional de Garajonay, y en el que hubieron muchas víctimas mortales. En la actualidad se ha recuperado sólo la procesión, con el tradicional Baile del Tambor, que se celebra el último domingo del mes de agosto. El baile del tambor, el tajaraste y el romancero gomero son los elementos básicos de una manifestación cultural única y genuina de La Gomera. Podemos simplificar diciendo que es una manifestación folklórica, donde la música, llamada tajaraste, la aportan el sonido de chácaras y tambores, y los cantos de romanceadores y el coro (personas que recitan romances o coplas populares), al tiempo que los bailadores efectúan una danza singular.
Los romances son poemas épicos del Romancero Castellano, que se han trasmitido oralmente de generación en generación. La Gomera es el único lugar donde se conserva esta tradición oral plenamente viva y, por tanto, el lugar más importante del Mundo en cuanto a la conservación y pervivencia del romancero tradicional.
La singularidad de la manifestación musical, alejada de los patrones musicales europeos, hace que a mucha gente le resulte extraño su sonido y ritmo, creando una falsa impresión de monotonía y desafinación. En el juego establecido entre el solista (romanceador), que va cantando una historia; y el coro, que va respondiendo el “pie de romance” (que es el auténtico sostén de la interpretación), se va creando una atmósfera de “abandono” que hace que los interpretes entren en esa especie de trance que caracteriza al Tambor Gomero.

Desde Las Mimbreras hasta Hermigua

La pista forestal se hace muy agradable, bordeada por helecheras hasta bajar hacia la "pista de don Mario" o "pista del cura", llamada así porque fue promovida por un sacerdote francés llamado Mario Lhermet Vallier, que llegó a Hermigua a mediados del siglo XX para dedicarse a la educación y al apostolado católico. Su mayor mérito fue la fundación de una academia de enseñanza en este municipio. La vegetación ya es más de zonas degradadas y predominan el "fayal-brezal" (aceviños, myrica faya y brezos). Encontranos algunos castaños, antes de llegar a la Cabeza de la Mesa (860 m), donde se abre ante nuestra vista todo el valle de Hermigua. Una bajada más pronunciada nos lleva a las fincas ya abandonadas de Los Ancosillos, para continuar descendiendo hasta la Ermita de San Juan (390m). Este templo se encuentra en un lugar llamado La Montañeta, en la parte alta del barrio de Las Cabezadas. seguiremos por la parte baja del acantilado donde gotea siempre el risco hasta el Corralete y El Estanquillo.

En nuestra propuesta de senderismo, el senderos del Cedro ocupa una posición privilegiada  por su vínculo con el Parque Nacional de Garajonay de La Gomera.

Inicio | Enlaces | Contactar Email